Ayuno terapéutico

En este artículo vamos a ver en qué consiste un ayuno terapéutico o una depuración y qué tipos hay, y vamos a profundizar en el ayuno intermitente.
Escrito por: Toni Pueyo
Tiempo de lectura:
7 minutos

¿Estás pensando en hacer algún tipo de ayuno terapéutico o “depuración”?

En este artículo vamos a ver en qué consiste un ayuno terapéutico o una depuración y qué tipos hay, y vamos a profundizar en el ayuno intermitente.  

Un ayuno terapéutico básicamente consiste en dejar de ingerir alimentos sólidos durante un periodo determinado de tiempo, des de unas horas hasta unos días, haciendo que el organismo utilice las reservas como fuente de energía. 

El ayuno es algo que forma parte de la naturaleza humana desde el punto de vista antropológico y animal.

A diferencia de hoy en día, ancestralmente estábamos expuestos a periodos de ayuno combinados con periodos de abundancia. Actualmente hemos perdido esto por el tipo de vida que tenemos, en la que hay mucha abundancia de alimentos y muchos de ellos de mala calidad.

Lo primero que deberíamos hacer antes de plantearnos hacer un protocolo de este estilo es cerciorarnos que estamos llevando una alimentación saludable acorde a nuestras necesidades. 

Si esta parte la tenemos controlada, podemos utilizar el ayuno terapéutico como herramienta para mejorar u optimizar nuestra salud. 

El ayuno terapéutico nos ayudará a dejar descansar el sistema digestivo y optimizar los procesos corporales para mejorar nuestra salud y rendimiento.

Podemos encontrar diferentes protocolos de ayuno terapéutico: 

  • Ayuno solo con agua 
  • Ayuno parcial (se dejan de tomar algunos tipos de alimentos)
  • Ayuno en el que se toman mucílagos (para eliminar toxinas intestinales) 
  • Ayuno en el que se toman caldos, infusiones y zumos. 
  • Monodietas de zumos o cítricos y agua de mar

Dicho esto, como recomendación, antes de realizar cualquier protocolo basado en ayunos es mejor consultar con un especialista. 

Ayuno terapéutico Fitandfriends

Nos pararemos en este último, el ayuno intermitente, del que ya habíamos hablado en el blog.

Este tipo de ayuno se puede hacer de muchas maneras: 

  • 12 h ayuno/12 h ingesta de alimentos
  • 14 h ayuno/10 h ingesta
  • 16 h ayuno/8 h ingesta
  • Ayunos de 24 h 1 o 2 veces a la semana 
  • Ayuno del cazador (saltarse comidas de manera aleatoria)

En el ayuno intermitente observamos una actividad “detoxificante” elevada, con lo que realmente no es necesario hacer ayunos prolongados para aprovecharnos de sus beneficios. Esta actividad “detoxificante» viene dada por el simple hecho de dejar descansar el sistema digestivo, el cual puede iniciar procesos de eliminación más fácilmente. 

Por otro lado se ha observado que los ayunos de más de 24 h, en la mayoría de casos suponen más estrés que beneficio, con lo que se deberían dejar para casos muy puntuales. Así que podemos obtener buenos beneficios haciendo ayunos de pocas horas (12 o 16 h). 

Los beneficios observados de este tipo de ayunos en respecto a comer con más continuidad son: 

  • Disminución de la mortalidad. 
  • Favorece la autofagia, que es un mecanismo antiaging, en cuerpo y cerebro
  • Reduce la inflamación.
  • Reduce triglicéridos y mejora perfil lipídico (ideal para gente con hipercolesterolemia)
  • Mejora la plasticidad neuronal. 
  • Limita el crecimiento de las células cancerígenas y hace más tolerable la quimioterapia. 

Una vez vistos los beneficios, cabe destacar que todo y que en la mayoría de personas supondrá algo positivo la inclusión del ayuno intermitente en su plan alimenticio, hay algunos casos en los que es mejor no realizarlo. 

Vamos a hablar ahora de las ventajas y desventajas del ayuno terapéutico en formato semiayuno. 

Ventajas del ayuno terapéutico

  • Se eliminan toxinas a nivel hepático mejorando la función del hígado y la salud en general. 
  • Se observa una mejora de la flora bacteriana al dejar más espacio de tiempo para la expulsión de toxinas del colon y la reparación. A la vez que se reduce el riesgo de padecer SIBO, al no estar ingiriendo alimentos tan continuamente, ya que si tenemos un principio de sobrecrecimiento bacteriano fuera del colón y el intestino delgado está constantemente recibiendo alimentos y estos están demasiado tiempo allí al no espaciar suficiente las comidas, estas bacterias que están fuera de ”su lugar» o en una cantidad superior a la que deberían siguen alimentándose más y creciendo. 
  • Ayuda al normal funcionamiento del páncreas. Puede ayudar en la prevención de la diabetes tipo 2. 
  • Se reducen los nervios y los procesos de ansiedad.
  • Se reduce la actividad de los linfocitos T, con lo que el sistema inmune estará más «descansado» y preparado. 
  • Puede mejorar la capacidad cognitiva una vez adaptados. 

Desventajas del ayuno terapéutico

  • Si tienes una elevada acumulación de tóxicos por malos hábitos, estos afloran a sangre y puedes encontrarte mal. Si es tu caso empieza con ayunos cortos y ve incrementando muy paulatinamente. 
  • Si no estás adaptado a realizar ayunos puede que experimentes bajadas de energía o mareos. Esto puede ser por una baja flexibilidad metabólica también, un metabolismo que dependa demasiado de los hidratos de carbono.
  • Dolores de cabeza. Al principio puedes experimentar dolores de cabeza por falta de adaptación, no suele ser común igualmente.  
  • No soluciona una mala dieta. Muchas personas creen que un ayuno compensa una mala alimentación. El ayuno es una estrategia más, lo más importante es que las bases de la alimentación sean correctas. 

Al final en un protocolo de ayuno hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Respetar el cuerpo. Aprender a escucharlo y saber cuando hay hambre fisiológica o no, y regular el ayuno en función de eso. 
  • Cada persona es diferente y por lo tanto cada ayuno también, cada uno ha de encontrar el tipo de ayuno con el que se siente cómodo. No ha de ser algo que aumente el estrés, todo lo contrario. 
  • Cuando estamos en periodo de actividad o una época con estrés, quizás es mejor realizar semi ayunos o ayunos cortos, ya que se pueden compaginar bien con la actividad normal. 
  • Cuando se hacen ayunos largos es mejor hacerlos en un periodo de descanso y reposo, como en vacaciones por ejemplo, para que no interfiera negativamente en tu día a día. 
  • Es preferible aprovechar días de ayuno terapéutico para después hacer alimentación que ayude a hígado e intestinos. De nada sirve hacer ayuno y romperlo con malos alimentos.
  • Si se notan mareos repetidos o malestar muy elevado suspender el ayuno. No ha de ser un estresor más. 
  • Después del ayuno es importante introducir alimentos de gran calidad y mejorar si es posible la dieta anterior. Al final la clave está en los buenos hábitos de vida.

Como comentaba más arriba, hay algunos casos en los que sería mejor evitar el ayuno, sobre todo si no se está adaptado a este:

  • En embarazo o lactancia: no es el mejor momento para iniciar un proceso de ayuno terapéutico. La madre necesita un aporte de energía más constante. El periodo ideal sería antes de quedarse embarazada para eliminar posible toxicidad y afrontar el embarazo con plena salud. 
  • Medicación: ciertas medicaciones requieren ser tomadas con alimento, consulta a tu médico antes de tomar cualquier decisión. 
  • Diabéticos tipo 1: en caso de querer hacerlo solo realizar ayunos intermitentes cortos y bajo supervisión médica, nunca sin la ayuda de un especialista. 
  • Psicopatías como ansiedad muy grande. Puede ser un estresor más que empeore el proceso de la enfermedad. 
  • Astenias idiopáticas. Si hay mucha fatiga y la alimentación es correcta, dejar de comer puede traer más desventajas que ventajas. 
  • Cardiopatías importantes, enfermedades crónicas/persistentes: deberías consultar a tu médico antes de realizar cualquier protocolo de ayuno terapéutico. 

Conclusión

Los ayunos pueden ayudarte a optimizar tu salud y tu rendimiento cognitivo, y pueden ser una buena herramienta en tu proceso de perdida de grasa (aunque no es esa su finalidad), ya que te ayudan a conectar con el hambre real.

Si tienes ganas de empezar y no sabes como, en este artículo te explico como empezar con el ayuno intermitente. 

Cuéntanos tu experiencia con el ayuno terapéutico en los comentarios, estaremos encantados de leerte 🙂 

Imagen |

 canva.com

Otros artículos de Fit and Friends

1 Comentario

  1. Agatha

    Muchas gracias por el artículo! Yo suelo comer 1 o 2 veces al día y junto con entrenamiento de fuerza y cardio, me sienta genial !. Además es tan cómodo!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Apúntate al newsletter de Fit and Friends y recibe todas las novedades en tu correo.

¡Te has suscrito correctamente!

Shares
Share This