La importancia de la calidad en los alimentos

En este artículo vamos a hablar sobre la calidad en los alimentos que consumimos. Algo muy importante si nos preocupa nuestra salud.
Escrito por: Toni Pueyo
Tiempo de lectura:
13 minutos

 ¿Piensas que es lo mismo comprar un tipo de salmón u otro?, ¿comprar huevos del número 3 o del 0?, o ¿comprar un lácteo de ganadería intensiva o uno ecológico? 

Hoy voy a traer mi punto de vista al respecto, el cual, espero que os haga reflexionar, y os ayude a tomar mejores decisiones a la hora de comprar, para así respetar vuestra salud y la del planeta. 

¿Qué entendemos por la calidad en los alimentos? 

Entendemos por calidad en los alimentos la valoración que le damos a una serie de características o propiedades que lo hacen más sabroso o más saludable. 

En este caso vamos a hablar sobre todo de la calidad en cuanto a salud. Ya que podemos encontrar alimentos que tengan un “mejor” sabor o más “potente” en sus versiones no saludables, y eso no significa que tengan mayor calidad. 

Diferencias de calidad en los alimentos de un mismo tipo  

Todos y todas tenemos muy clara la diferencia entre un jamón ibérico de cebo y un jamón ibérico de bellota. Sabemos apreciar la diferencia en el sabor, en la textura y sabemos también cuál de ellos es más saludable. 

Estamos hablando de un mismo animal, en el que la única diferencia entre un resultado y otro ha sido la alimentación de los últimos meses y probablemente también algo más de movimiento por el exterior. Con lo que esto nos da una pista de la importancia que tiene la vida y la alimentación del animal. 

Esto es extrapolable también a vegetales y otros animales, obviamente. Hay mucho de que hablar, así que vamos a ir por partes.

Carnes y embutidos 

Habrás oído multitud de veces que la carne roja es cancerígena, que los embutidos son malos, etc. 

Déjame decirte que esto es falso. Lo que es malo es la carne de ganadería intensiva, de vacas y cerdos alimentados con piensos de bajísima calidad y con apenas movimiento ni exposición a la luz del sol, sobremedicadas y forzadas a comer más de lo que necesitan. 

Pasa lo mismo con el pollo y el pavo. No es sano comer carne de ave que ha tenido una vida similar a la que tiene alguien que come cada día en un restaurante de comida rápida y no se mueve durante todo el día. 

Y no, no es necesario hacer este tipo de ganadería intensiva, irrespetuosa para el animal y el planeta, para alimentar a todo el mundo. El mito de que si todos comiéramos ecológico no habría para alimentar a todos es FALSO. Se tiran toneladas y toneladas de comida cada día y además estamos sobrealimentados. 

6

La principal pandemia que tenemos hoy en día es la obesidad y el sobrepeso severo. Sobra comida y falta calidad. Si todos comiéramos lo que realmente necesitáramos, habría más que de sobras para alimentarnos de comida de calidad y saludable, obtenida con buena praxis. Lo cómodo es pensar que no se puede hacer nada, pero déjame recordarte que somos nosotros los consumidores, los que tenemos todo el poder, cada euro que gastas en algo vota para que ese algo siga existiendo y crezca más. Aquello por lo que no votes perderá fuerza y desaparecerá. 

Con lo que, retomando el tema de la calidad de la carne, una carne de animales que han pastado libremente y que no se les ha sobremedicado ni forzado a comer más de lo que necesitan, será una carne que va a aportarte salud. 

Esa carne va a tener una grasa saludable de buena calidad, rica en omega-3, va a aportarte más proteínas por cada 100 g (con lo que necesitarás menos cantidad para llegar a tus requerimientos), va a ser más rica en vitaminas y minerales, etc. 

Con lo que estaremos delante de un alimento que nos va a aportar salud y nos va a ayudar a nutrirnos correctamente. 

5 1

Por otro lado, cuando se realiza un embutido con carnes de calidad va a pasar lo mismo. No es lo mismo un cerdo que ha estado al aire libre y se ha alimentado bien, que uno que ha estado encerrado y mal alimentado. Además, a la hora de realizar el embutido deberíamos ver que han usado pocos ingredientes. Algo así sería por ejemplo: carne de cerdo, grasa de cerdo, pimienta y sal. 

Si empezamos a ver multitud de ingredientes cuyos nombres no hemos oído nunca (o peor aún, solo te ponen los numeritos E-2…) no estaríamos delante de un embutido de calidad. 

La procedencia, alimentación y vida del animal son clave a la hora de que consumir su carne nos aporte salud o nos aporte enfermedad. 

Por mucho que ciertos organismos o lobbies alimentarios quieran generalizar, no pueden comprar una carne de pasto con un burguer meat de mezcla de conservantes, potenciadores del sabor y otros ingredientes innecesarios con restos de carne de animales enfermos. Y siento decirte que no, no es mejor comer seitán, heura o tofu que carne de calidad. Son alimentos totalmente diferentes y la densidad nutricional de la carne de pasto es infinitamente superior a estos procesados derivados del trigo y de la soja. No te dejes engañar. 

Si quieres ser vegetariano o vegano, está genial, ahora bien, huye de los malos procesados y opta por una alimentación a base de legumbre, frutos secos, semillas, pseudocereales, algas y microalgas, frutas oleaginosas, etc. Entendiendo que deberás suplementar con ciertos micronutrientes para evitar carencias. No solo la b12 se ve comprometida, también el equilibrio entre omega-3 y omega-6, los niveles de vitamina D, si no tomas el sol suficiente (las fuentes de grasa animal pueden ser ricas en vitamina D más asimilable), etc. 

Teniendo en cuenta todo esto, puede ser una elección personal el veganismo. Si lo haces, hazlo cuidándote, no comprando todas estas pseudocarnes procesadas que son mezcla de trigo, soja transgénica, aceites refinados y otros ingredientes insanos. Cuídate tú y cuidarás el planeta a la vez. 

Pescado 

Vamos a ver un ejemplo. Tenemos como muy claro que el salmón es saludable, ¿no? Pues déjame decirte qué, depende.

¿De qué depende? De igual manera que la carne y los embutidos, de la vida que haya tenido el animal. El 99 % del salmón que encontramos en los supermercados es salmón de piscifactoría. En su gran mayoría un pescado que ha sido alimentado con piensos de bajísima calidad con base de cereales y soja, sobremedicados y casi sin espacio para moverse. Como puedes comprender, ese pescado no es rico en omega-3. Al revés. 

Calidad en los alimentos Fit and Friends, piscifactoría

¿Qué es un salmón de calidad? Un salmón salvaje (que haya vivido en la naturaleza) y que venga de aguas poco contaminadas (que tenemos otro problema en el mar con la contaminación del agua). Si no es posible obtener ese tipo de pescado donde vivimos podemos optar por uno de piscifactoría ecológica, que aun no siendo tan bueno como el salvaje, sabes que los peces tienen una mejor calidad de vida (más espacio para nadar), solo son medicados cuando es necesario (no de forma profiláctica) y lo que comen ha de ser de origen ecológico (algo mejor es). 

Y así, igual con el resto de pescados y mariscos, buscar siempre peces de pesca, preferiblemente de zonas donde haya poca contaminación o si no de piscifactoría ecológica. 

Huevos 

Con los huevos pasa exactamente lo mismo. El huevo es una fuente maravillosa de aminoácidos esenciales, grasas saludables, colesterol (si, el colesterol es sano, basta ya de demonizarlo, en este artículo hablo sobre los huevos y el colesterol) minerales y vitaminas. Ahora bien, si estamos hablando de huevos de calidad. 

¿Qué entendemos por huevos de calidad? Huevos de gallinas que han vivido libres, a las cuales les han respetado sus biorritmos naturales y que han sido bien alimentadas. Estaríamos hablando de huevos de gallinas ecológicas o de alguien de confianza, que sepas que hace las cosas bien. 

En el supermercado los huevos ecológicos son los que llevan un 0 delante, y en el paquete ha de poner que son ecológicos y tener el sello. Obviamente, dentro de lo ecológico existen diferentes grados de calidad. Siempre habrá los que hacen lo justo para obtener el sello y luego los que quieren hacer las cosas lo mejor posible. Y eso, igual en el resto de alimentos.

Ahora bien, comprando ecológico, aunque sea de los que hacen las cosas “justitas” te aseguras una serie de cosas que en ganadería y agricultura convencional no tienes. Y créeme, aunque sea más caro lo que es de origen ecológico, es mucho más rentable lo convencional, con lo que probablemente la mayoría de los productores ecológicos se tomen bien en serio su trabajo. 

ARTÍCULO CALIDAD EN LOS ALIMENTOS

Frutas y verduras

Igual que en el caso de los alimentos de origen animal, las frutas y las verduras, es muy importante que sean de buena calidad. Si consumimos frutas y verduras de cultivos intensivos, cargadas de agroquímicos estaremos ingiriendo alimentos muy pobres a nivel nutricional y cargados de substancias innecesarias. 

Busca siempre fruta y verdura de origen ecológico y preferiblemente de temporada. La diferencia de vitaminas y minerales entre un vegetal que ha sido cultivado respetando la tierra y uno que no es muy grande, por lo que, aunque sea más barato, el convencional necesitarás ingerir mucho más para aportar lo mismo y además estará repleto de químicos. 

Dentro de las frutas y verdura de agricultura intensiva hay que tienen más contaminantes que otras, esta lista de los 12 vegetales más contaminados puede ayudarte a decidir cuáles son los de obligada compra de origen ecológico. 

3 1

Aceites, mantequillas, grasas

En las partes grasas de los alimentos es donde se acumulan más pesticidas y tóxicos, por lo que los alimentos más grasos, como por ejemplo los aceites, mantequillas, lácteos, etc. Es importante que sean de origen ecológico, para así ahorrarnos toda esa cantidad de substancias no deseadas. 

De igual manera, nosotros acumulamos los tóxicos en el tejido adiposo, por lo que a veces en los procesos de pérdida de peso, se puede experimentar una bajada en los niveles de energía por la gestión de todos esos tóxicos que quedan liberados en sangre y el organismo ha de eliminar. 

Frutos secos y semillas

En cuanto a los frutos secos, igual que las frutas y las verduras, preferible de origen ecológico. Por otro lado, tener en cuenta que los frutos secos se pueden oxidar fácilmente si les eliminamos la cáscara (protección natural). Por lo que la mejor opción será comprarlos en su cáscara y pelarlos en casa. Es más pesado sí, pero la grasa de los frutos secos es de fácil oxidación y una grasa oxidada es tóxica para el organismo. Si los compras sin su cáscara, yo los guardaría en el frigorífico o congelador para retrasar su oxidación. 

10

Cereales y legumbres

Igual que en todos los casos anteriores, los cereales y las legumbres es importante que sean de origen ecológico para ahorrarnos la gran cantidad de agroquímicos que echan a las tierras y plantas. 

Hay que tener en cuenta que los cereales son alimentos con baja densidad nutricional y alta densidad calórica, por lo que no se podrían considerar alimentos de calidad, a diferencia del huevo, el pescado o la verdura. 

Los cereales hay que utilizarlos  como fuente de energía en función de cada caso particular, pero nunca como base de una alimentación (a no ser que se necesiten grandes cantidades calóricas y sea la única fuente disponible para llegar a esos requerimientos). 

Y todo y así hay que seleccionar los mejores cereales y pseudocereales, ya que si basas tu dieta en trigo o maíz es muy probable que tu salud se vea muy resentida. Si has de comer cereales y pseudocereales opta por fuentes como el trigo sarraceno, el arroz, la quinoa o el amaranto. 

12

En cuanto a las legumbres, pasa algo parecido, son de densidad nutricional media y alta densidad calórica. Yo las dejaría para días más puntuales y basaría la alimentación en carnes, huevos, pescados, frutas, verduras, semillas y algas. 

La soja es una legumbre, pero para aprovechar mejor lo que es interesante de esta y reducir al máximo posible las substancias antinutriente que contiene, la mejor manera de consumirla es en formato tempeh, miso o natto. 

Lácteos

En cuanto a los lácteos, es igual de importante todo lo comentado anteriormente, siempre buscar los lácteos de origen ecológico. 

Aparte de buscar lácteos de granjas que respeten al animal y no estén cargados de tóxicos, es mejor priorizar los de cabra u oveja, ya que el tipo de proteína que tienen es más tolerado por nuestro sistema digestivo. El lácteo de vaca, si no es de vacas con el tipo de proteína betacaseinas A2, es mejor evitarlos o moderarlos más. 

Por otro lado, en cuanto a los lácteos, es importante en la medida de lo posible priorizar los elaborados con leche cruda (excepto durante el embarazo), ya que al pasteurizarlos se pierden muchas propiedades positivas. 

La importancia de comprar lácteos de calidad se ve aumentada también teniendo en cuenta que gran parte de los tóxicos acumulados por el animal a lo largo de su vida son excretados por la leche. Con lo que si compras leche de vacas que han estado encerradas, maltratadas, sobremedicadas y mal alimentadas, vas a beber una leche bien cargada de substancias indeseadas. 

11

Y por si te lo estás preguntando, en los humanos es lo mismo, así que no solo se debe dejar de fumar, beber o comer mal durante el embarazo, sino todo lo antes que puedas antes de quedarte embarazada, ya que gran parte de la acumulación de substancias tóxicas luego pasaran al bebé a través de la lactancia. 

Y no pensemos que entonces es mejor dar leche de fórmula (todo lo contrario), los beneficios de la lactancia materna superan con creces el hecho de recibir tóxicos acumulados de la madre. 

Las leches de fórmula hay que evitarlas en la medida de lo posible. Cada vez de escucha menos, pero era muy común oír que la leche materna no alimentaba suficiente y que había que reforzar con leche de fórmula. Eso es rotundamente falso. La leche materna es perfecta para alimentar al bebé. Y tampoco hacen falta leches de continuación una vez terminada la lactancia. No te dejes engañar por la industria alimentaria, la cual no quiere tu salud ni la del bebé.

Siempre habrá casos especiales en los que no se pueda dar lactancia o por decisión personal no se quiera dar y haya que utilizar estas leches preparadas, pero son casos muy puntuales. Si te dicen que tu leche no es suficiente, sospecha e infórmate o pide una segunda opinión médica. 

Pero bueno, todo esto nos daría para otro artículo, así que volvamos al tema que nos atañe. 

Calidad de los alimentos y salud

Como hemos podido comprobar, comer alimentos de calidad es fundamental para gozar de buena salud. 

Llevar una alimentación bien balanceada, rica en proteínas de calidad, grasas saludables, vitaminas, minerales y con tendencia antiinflamatoria, nos ayudará a tener buenos niveles de energía, vitalidad y nos evitará padecer muchas de las enfermedades del mundo moderno que vienen causadas por los malos hábitos de vida. 

Cambiar o mejorar tu alimentación hacia algo óptimo es algo de lo que no vas a arrepentirte. 

Tanto si llevas una alimentación mediterránea, keto, paleo, vegana, vegetariana o cualquier otro tipo, comer de buena calidad es importante y te ayudará en todos los sentidos. 

Recuerdo una vez en un gimnasio en el que trabajé, que un entrenador que entraba nuevo me preguntó: Toni, ¿Cuál es tu secreto para tener tantos clientes?, mi respuesta fue: Comer sano. Me miró con cara de: este está chalado. 

Es algo a lo que no le damos la importancia que tiene, pero probablemente no seamos conscientes de los cambios que puede hacer en tu vida el llevar unos hábitos verdaderamente saludables. 

Si tienes dudas sobre alimentos en concreto o planteamientos nutricionales, no dudes en dejar tu comentario abajo y si podemos te ayudaremos. 

Imagen |

 canva.com

Otros artículos de Fit and Friends

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Apúntate al newsletter de Fit and Friends y recibe todas las novedades en tu correo.

¡Te has suscrito correctamente!

Shares
Share This