Calzado para el entrenamiento

En este artículo vamos a ver que tipo de calzado utilizar en función del tipo de ejercicio que vas a realizar, escogiendo el calzado para el entrenamiento más adecuado.
Escrito por: Toni Pueyo
Tiempo de lectura:
6 minutos

En este artículo vamos a ver qué tipo de calzado podemos utilizar para entrenar en función del tipo de entrenamiento que hagamos, para así optimizar el rendimiento y mejorar la salud. 

Calzado para el entrenamiento de fuerza

Vamos a empezar con el calzado para el entrenamiento de fuerza. Un entrenamiento basado en la realización de ejercicios básicos como sentadillas, peso muerto, press banca, etc. 

El calzado para el entrenamiento de fuerza que necesitaremos será uno que nos dé la máxima estabilidad posible y que nos permita ejercer la máxima fuerza contra el suelo al hacer los levantamientos. 

Si utilizamos un calzado para el entrenamiento de fuerza con cámara de aire o suelas que no son “rectas” o estables tendremos problemas a la hora de aplicar la máxima fuerza posible con una buena estabilidad, y eso nos puede llevar a sufrir lesiones o a no ser capaces de exprimir el 100% de nuestra capacidad en el entrenamiento. 

Yo soy partidario de entrenar descalzo si tu movilidad articular te lo permite, ya que así mantendrás la musculatura del pie fuerte y saludable. Al mismo tiempo, caminar con calzado minimalista o descalzo puede ayudarte en este aspecto, más a bajo hablaremos de esto. 

Es muy probable que en tu gimnasio no puedas entrenar descalzo, por la normativa, así que debes escoger una buena opción de calzado que maximice tus levantamientos. 

Calzado para el entrenamiento Fit and Friends

Tenemos diferentes opciones:

Zapatillas de halterofilia: Al tener un poco de tacón, estos zapatos son adecuados si tienes poca movilidad del tobillo y/o cadera y eres incapaz de realizar con buena técnica una sentadilla descalzo o con zapato plano. 

Des de mi punto de vista, sería preferible corregir el problema, aunque es cierto que este tipo de calzado puede igualmente mejorar el rendimiento en ciertos ejercicios como la sentadilla. En función de tus objetivos puede ser una buena compra. 

Zapatillas de crossfit: este tipo de calzado para el entrenamiento de crossfit, tiene más utilidades que el de halterofilia, ya que tienen un tipo de suela más flexible que permite hacer entrenamientos mixtos, no solo levantamientos, y a la vez son muy estables. A mí, particularmente, me gustan las de Reebok y las de Nike. No tienen tanto tacón como los de halterofilia, así que puedes utilizarlos para casi todos los ejercicios. 

Zapatillas tipo victoria: una buena opción es utilizar zapatillas tipo Victoria o Converse, que al tener la suela plana serán más estables que unas con cámara de aire, aunque hay que tener en cuenta que son zapatillas bastante estrechas y los dedos no podrán “coger suficiente espacio, que es algo clave para la salud del pie y la estabilidad a la hora de entrenar. Es preferible que el zapato sea ancho. 

Zapatillas minimalistas: es muy buena opción si quieres emular el entrenar descalzo. Tienes opciones como las “5 fingers” u otras que no tienen la separación de los dedos. Son de suela estrecha y flexible, de manera que tu pie se sentirá casi como descalzo. 

Todas estas opciones de calzado también serán válidas para clases tipo BodyPump o de tono. 

Aerobic, step, zumba, combat

Para este tipo de actividad sí puede servir más un calzado tipo trainning fitness, que tenga un poco de amortiguación y te permita absorber bien el impacto de subir y bajar durante 60’ de un step o los diferentes saltos que hay durante la sesión. 

En este caso, un calzado para el entrenamiento tipo este puede ser válido, aunque sí eres alguien acostumbrado a entrenar y correr con calzado minimalista y tienes un pie muy fuerte también podrías usarlo en este tipo de actividades. 

Caminar 

Estamos acostumbrados a llevar calzado que no permite la libertad a nuestros dedos y con excesiva amortiguación, motivo por el que nuestros pies han perdido fuerza, movilidad y capacidad propioceptiva. 

Des de mi punto de vista, lo ideal sería optar por un calzado minimalista para caminar empezando con poquito rato si no estás acostumbrado e ir incrementando poco a poco. De esta manera, acostumbrarás a tu pie a este tipo de calzado y tu salud se verá beneficiada de ello, ya que recuperarás la pisada ideal. 

Calzado para el entrenamiento Fit and Friends descalzo

Tienes diferentes opciones para calzarte con zapatillas minimalistas: 

  • 5 fingers: las clásicas de 5 dedos, son algo más incómodas de poner y sobre todo para invierno, cuando además te has de poner un calcetín, si tienes frio. Pero son mis favoritas por la sensación que te dan de contacto con el suelo, sobre todo si vas a caminar por la montaña.  
  • Zapatillas “sin dedos”: esta opción es más cómoda de poner y también te dan una sensación parecida. 
  • Sandalias minimalistas: Es mi opción preferida para el verano. Es cierto que son incómodas para caminar por entornos de naturaleza, ya que se te quedan piedras entre la suela y el pie, pero para caminar por la ciudad o por zonas de césped son geniales. Yo utilizo estas y estoy muy contento con ellas. Puede que al principio te duela un poco el pie, ya que parece que vayas casi descalzo, te tendrás que adaptar poco a poco. 
  • Zapatillas minimalistas tipo “de vestir”: cuando vayas con un look menos deportivo puedes seguir favoreciendo una pisada más natural con calzado como este. Hay cada vez más opciones en el mercado, con lo que seguro que encuentras un modelo que se adapte a ti. 
  • Descalzo: intenta caminar descalzo por casa (aunque a tu madre no le gustará jeje), o por la playa de forma habitual, esto mantendrá tu pie en plena forma. 

Correr

En este tema hay mucha controversia, ya que realmente se ha visto que ciertos zapatos con cámara de aire favorecen el rendimiento por encima de calzados más minimalistas. Aunque también es cierto que con calzados minimalistas es más fácil no talonar y tener una mejor técnica de carrera. 

Dependerá de tus años de experiencia con la carrera y tus objetivos. Puedes optar por opciones intermedias, que no sean totalmente planas ni tengan una gran cámara de aire, y si lo deseas, ir haciendo la transición poco a poco. 

Una zapatilla que me gusta para correr es esta, ya que deja bastante libertad a los dedos y tiene algo de amortiguación.

De todas maneras, lo ideal es que te pongas en manos de un profesional que te indique qué tipo de calzado para el entrenamiento de carrera será mejor en tu caso particular y te ayude a trabajar la técnica de carrera. Que es lo más importante para evitar lesiones y poder progresar en el running.

Si corres en asfalto, te será mucho más difícil transicionar a un calzado más minimalista que si corres en entornos más naturales como caminos de tierra o hierba.  

Conclusión

En la medida de lo posible, intenta dejar que tu pie se mueva libremente y tenga contacto con las superficies para mantenerlo sano y fuerte. Tu salud lo agradecerá. 

Y por otro lado, en función del tipo de deporte que realices y tus objetivos competitivos, tendrás que utilizar un calzado más específico de ese deporte, buscando el calzado para el entrenamiento más adecuado. 

Si eres un ciudadano de a pie como yo, te recomiendo que intentes acercarte hacía el calzado minimalista y que te centres en mejorar la movilidad de tus articulaciones y la fuerza de los músculos de tu pie. 

Si tienes dudas respecto a qué calzado para el entrenamiento utilizar, déjanos tu comentario debajo.

También nos puedes contar qué tipo de calzado para el entrenamiento utilizas y si has usado alguna vez calzado minimalista. Estaremos encantados de leerte 🙂

Imagen |

 canva.com

Otros artículos de Fit and Friends

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Apúntate al newsletter de Fit and Friends y recibe todas las novedades en tu correo.

¡Te has suscrito correctamente!

Shares
Share This