Gluten. ¿Qué es y qué efectos tiene sobre el organismo?

En este artículo vamos a ver que es el gluten, si este es necesario y que efectos tiene sobre la salud.
Escrito por: Toni Pueyo
Tiempo de lectura:
8 minutos

¿Qué son los cereales? 

Los cereales son plantas que dan un fruto en forma de grano. Este grano nos aporta principalmente hidratos de carbono y fibra. Los cereales se han convertido en una gran parte del aporte calórico de la alimentación de hoy en día.

¿Son todos los cereales iguales?

No, dentro de los cereales podemos encontrar cereales con gluten (trigo, cebada, centeno, avena…) y cereales sin gluten (arroz, maíz, mijo, avena sin gluten…). Y dentro de estos hay cereales que son más nutritivos que otros.

Dentro del campo de los cereales, podemos encontrar también los pseudocereales, no son cereales como tal, pero desde el punto de vista nutricional son muy parecidos. Son exentos de gluten y suelen tener una proteína de mayor calidad. Son una muy buena opción para las dietas veganas. pseudocereales son por ejemplo el trigo sarraceno o la quinoa.

¿Qué problema hay con los cereales con gluten? 

Cuando hablamos de estos cereales, tenemos el problema básico en esta proteína, que es el gluten. 

Por mucho que queramos seguir consumiendo pan y pasta de cereales con esta proteína, tenemos que entender que esta parte de los cereales no es bien tolerada por el organismo humano. 

Hace muchos años que se consume trigo y otros cereales, aproximadamente unos 10.000, cuando empezó la agricultura, pero eso no significa que sea óptimo consumirlos. De hecho, se observó un empeoramiento de la salud de los humanos al empezar a consumir estos cereales. Bien cierto es que nos permitió dejar de ser nómadas y establecernos en sociedades, pero esta función ya ha pasado y ahora tenemos mucha más abundancia de alimentos que antes y podemos escoger.

Recuperando lo anterior, también hace muchos años que se consumen tabaco y alcohol y a este paso de aquí un tiempo hará muchos años que somos muy sedentarios y que respiramos pura contaminación en vez de aire. Y que yo sepa nada de esto es beneficioso para nosotros. Por lo que guiarnos por el tiempo que hace que se tiene un hábito no siempre indica que este sea bueno o nos haga un bien.

Que algo se haga de forma habitual no significa que sea correcto para nosotros.

Como decía el escritor Mark Twain “Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”. 

¿Qué es el gluten?

Es una proteína que se encuentra en varios cereales, como el trigo, la cebada, la espelta, el centeno o en algunas variedades de avena. 

Con el paso de los años y la domesticación de los cultivos, se ha buscado aumentar la cantidad de esta proteína en el trigo para así hacer más esponjoso el pan, magnificando los problemas que esta molécula causa. Con lo que ahora tenemos un trigo con más gluten que hace unos años.

¿Qué pasa cuando comemos gluten?

Cuando comemos alimentos que contienen esta substancia, esta llega al intestino, y aunque mucha gente es capaz de tolerarlo, nadie puede digerirlo de forma completa y aquí empiezan los problemas.

Al no poder digerir estas proteínas, nuestro sistema inmune, cada vez que lo consumimos está más activo y alterado, porque lo puede interpretar como un potencial enemigo al no romper las cadenas proteicas y separarlo en partes más pequeñas. Esto a largo plazo puede favorecer la aparición de enfermedades autoinmunes, depresión, dolores articulares, etc. La salud empieza en el intestino.

No es que por sí mismo provoque la enfermedad (en algunos casos puede ser el principal factor en otros no), simplemente es un “tóxico” más que ha de gestionar nuestro organismo y esto nos hace más propensos a padecer enfermedades, cansancio, insomnio, etc. 

Gluten Fit and Friends

El gluten nos inflama 

Muchas enfermedades empiezan con un estado de inflamación crónica de bajo grado, es decir, una inflamación constante que no está siendo bien gestionada. Esto nos lleva a tener más propensión a sufrir migrañas, dolores articulares, estrés, ansiedad o depresión. 

Esta inflamación es debida a que el cuerpo libera zonulina cuando hay presencia de gluten en el intestino. 

La zonulina provoca mayor permeabilidad intestinal («abre más de lo debido las barreras intestinales»), con lo que pueden pasar substancias tóxicas que no deberían al organismo. Esto, sumado a la activación del sistema inmunitario, nos lleva a sufrir inflamación. 

Es muy común que cuando alguien deja de consumir gluten lo primero que note sea una reducción en la inflamación postpandrial y general. Y la mejora de la fatiga o el cansancio.

El gluten favorece la ganancia de peso 

El gluten nos aumenta el apetito y al generar inflamación reduce el metabolismo basal (las calorías que quemamos). Con lo que  puede favorecer que comamos más cantidad y que además quememos menos calorías. 

Por eso también mucha gente pierde peso al dejar de lado el gluten. No es que dejarlo en si adelgace, es que este te estaba ayudando a engordar.

El gluten afecta negativamente a nuestra microbiota

El gluten, al aumentar la permeabilidad intestinal y causar inflamación en la zona, afecta negativamente a nuestra microbiota, favoreciendo el crecimiento de las bacterias más problemáticas y disminuyendo las bacterias «amigas».

Tener una microbiota saludable y en buen estado es clave para gozar de buena salud, por lo que cuidar nuestro intestino debería ser una tarea prioritaria. Si quieres aprender más sobre el cuidado de la microbiota te recomiendo el libro de la Dra. Sari Arponen, «¡Es la microbiota, idiota!» En este libro encontrarás las claves para recuperar la salud de tu intestino y entender un poco más como funciona nuestro mundo interno.

El gluten puede boicotear la recuperación de ciertas enfermedades

Si padecemos enfermedades relacionadas con el sistema nervioso, migrañas, asma, trastornos autoinmunes, cáncer, enfermedades intestinales como colon irritable o enfermedad de Crohn, etc. El gluten podría estar interfiriendo negativamente sobre la recuperación o la remisión de la sintomatología de algunas de ellas.

La clave será decidir si queremos recuperar la salud y estamos comprometidos al 100% con ello o vamos a medias. Si estamos al 100% lo recomendable será eliminar el gluten de nuestra dieta y así optimizar los procesos de recuperación del organismo.

Como decía el padre de la medicina, Hipócrates: «antes de curar a alguien pregúntale si está dispuesto a renunciar a las cosas que le enfermaron».

El gluten, ¿es necesario?

Rotundamente NO. Es posible que oigas frases como: “dejar el gluten es peligroso si no eres celíaco” o “hay que comer de todo”. 

Ninguna de estas frases es real. 

No hay que comer de todo, ni dejar el gluten es peligroso. 

Lo peligroso es llevar una dieta cargada de procesados, azúcares, grasas de mala calidad, tóxicos y agroquímicos y llevar una vida sedentaria.

Se suele decir que es peligroso llevar una dieta sin gluten, porque se compara una dieta mediterránea con una basada en ultraprocesados sin gluten, como madalenas sin gluten, panes sin gluten, pasteles sin gluten, etc. Un sin sentido vaya… Nos venden lo que quieren que pensemos, no la realidad. 

Una dieta sin gluten ha de ser una dieta basada en: verduras, frutas, tubérculos, pseudocereales, proteínas de calidad, grasas saludables, etc. No en productos procesados sin gluten, que casi que son peor que los originales en muchos casos. 

¿Si no soy celíaco he de dejar el gluten?  

Des de mi punto de vista, el gluten no hace bien a nadie, al revés. Y si vives en una sociedad abundante en la que puedes escoger qué comer, te diría que sí, que lo dejes. Tu salud lo agradecerá mucho más de lo que piensas. 

Si no tienes acceso a otros alimentos y es una de tus pocas fuentes de energía, no te queda más remedio. Pero si tienes la suerte de vivir en una ciudad como Madrid o Barcelona, ¿qué te impide llevar una dieta exenta de gluten, rica en alimentos de calidad que te aporten una nutrición óptima y te permitan tener un estado de salud excelente?

Posibles señales de que el gluten me puede estar boicoteando la salud

  • Dermatitis atópica
  • Padecer tiroiditis de hasimoto, artritis reumatoide, asma u otras enfermedades autoinmunes
  • Depresión y/o ansiedad
  • Fatiga crónica y/o fibromialgia 
  • Dolor articular, muscular y migrañas
  • Malas digestiones, hinchazón abdominal y diarreas
  • Parestesia u hormigueo en manos/pies
  • Facilidad para ponerse enfermo
  • Falta de concentración

Conclusión 

El gluten tiene efectos sobre la salud muy potentes, y vale la pena probar de sacarlo de la alimentación un tiempo y experimentar. 

Si una vez experimentada una alimentación saludable sin gluten, no observas ningún beneficio eres libre de volver a tu dieta anterior. La mejor manera de descubrir las cosas es probándolas, y te animamos a que pruebes una alimentación sin los alimentos que contienen esta proteína durante un mínimo de dos meses. 

Si te cuesta llevarla a cabo de forma constante por la vida social o falta de voluntad, puedes usar una dieta entremedio. Consumir gluten una vez cada 7-10 días, así mantienes algo de “tolerancia al tóxico”, y no te sienta fatal cada vez que comes. 

Aunque tengo una pregunta para ti: en la gran mayoría de los casos si dejas de comer manzana durante un año, ¿al volver a comer tendrás malestar, problemas digestivos y dolor? Lo más probable es que no. 

Suele pasar cuando alguien deja de comer gluten durante un periodo prolongado de tiempo, que al volver a comer se ha perdido la tolerancia a esta molécula y el organismo reacciona mal. Encontrándote peor que cuando comías con regularidad. 

Esto debería hacerlos reflexionar y entender que estamos maltratando nuestro organismo.

Si quieres experimentar unos niveles de salud, vitalidad y energía más elevados, no dudes en tomar las riendas de tu salud y darle a tu organismo el mejor combustible al que tengas acceso. Acompañando de otros hábitos saludables como el ejercicio físico, la meditación, el contacto con la naturaleza y la exposición a la luz solar. 

Espero que este artículo os haga reflexionar sobre la necesidad o no de comer gluten y os anime a experimentar. Si tú has probado ya una dieta sin gluten, cuéntanos tu experiencia 🙂 

Imagen |

 canva.com

Otros artículos de Fit and Friends

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Apúntate al newsletter de Fit and Friends y recibe todas las novedades en tu correo.

¡Te has suscrito correctamente!

Shares
Share This