Como mantener la motivación y los hábitos a largo plazo

En este artículo vamos a abordar las claves para mantener la motivación y los hábitos a largo plazo para lograr el éxito en los objetivos que te hayas propuesto.
Escrito por: Toni Pueyo
Tiempo de lectura:
8 minutos

En el anterior artículo vimos las claves para la adquisición de nuevos hábitos, aprendiendo a integrar nuevos hábitos y descubrimos la herramienta del tracker de hábitos, la cual está integrada dentro del planificador de Fitandfriends.

En este artículo vamos a ver las estrategias para mantener la motivación y estos hábitos a largo plazo, para acabar logrando nuestros objetivos. 

He decidido instaurar nuevos hábitos 

Muchas veces en un momento de motivación decidimos integrar algún nuevo hábito que nos ayude a mejorar nuestra vida o a cumplir nuestros objetivos, como por ejemplo meditar, ahorrar o hacer ejercicio. Y probablemente te haya pasado alguna vez que tras 1o 2 semanas, quizás un mes o dos incluso ¿no has obtenido los resultados deseados y lo has dejado correr? 

Bien, déjame decirte que esto es muy habitual. Una vez al año nos pasa seguro con los propósitos de año nuevo. Empezamos nuevos hábitos y a finales de enero ya los hemos perdido. 

¿Y eso a qué es debido?

Estamos acostumbrados a conseguir todo rápido y ya. Y queremos lograr los cambios “para ayer”. Cada vez somos menos tolerantes con los tiempos de espera, con los textos largos, con las colas en los supermercados, etc. Vivimos en una sociedad que va a toda prisa y si nos despistamos nos atrapa en su dinámica. 

Y además de eso tenemos muy adherida la ley del mínimo esfuerzo, que en algunas ocasiones está bien, no hemos venido a este mundo a estar todo el día esforzándonos, pero hay que lograr un equilibrio. El problema es cuando no lo hay. 

Preferimos tomar una pastilla para dormirnos rápido a hacer meditación diaria, preferimos tomar una pastilla para adelgazar a hacer dieta, preferimos jugar a la lotería que adoptar buenos hábitos financieros, y estas estrategias tienden al fracaso. 

Y por si fuera poco, nuestro cerebro nos guía en la búsqueda del placer a corto plazo, que eso hace muchos miles de años tenía un sentido para la supervivencia, ahora ya no tanto, y tenemos que aprender a gestionarlo. 

Todo esto, nos dificulta mantener la motivación durante un tiempo relativamente largo.

Placer-Dolor

Nuestro cerebro nos va a pedir el placer rápido y fácil pero eso muchas veces está alejado de los resultados que queremos obtener a largo plazo. 

¿Cuál es el problema?

Si yo por ejemplo quiero obtener un físico en concreto y sé que para ello he de llevar unos buenos hábitos de alimentación y entrenamiento a largo plazo para conseguir mi objetivo en torno a los 2-10 años (dependiendo de donde partamos y a donde queramos llegar) he de tener una voluntad férrea y motivación.

Como logro mantener la motivación en el año 5 cuando aún no he conseguido lo que quiero y llevo 5 años de “esfuerzo”, aquí está la diferencia entre quienes lo logran y quienes no. 

Tu cerebro probablemente cuando tengas que entrenar después de toda la jornada laboral te dirá: ya entrenarás mañana, hoy estás cansado. Es mejor que te tumbes a ver una serie y pidas algo de comer, que como has tenido un día de mierda en el trabajo te lo mereces. 

Este tipo de pensamientos, que pueden parecer inofensivos ya que son “lo normal” son los que nos llevan a abandonar y perder la motivación, si les hacemos caso. Ya que al día siguiente volverán a aparecer y como más los alimentemos, más aparecerán y más fuertes se harán. 

Si os fijáis estamos sacrificando placer a largo plazo por lograr placer a corto plazo. Y esto es aplicable a muchos ámbitos en la vida. 

Me produce más placer a corto plazo ir a cenar fuera cada viernes y gastarme 200 € al mes que ir solo una vez al mes a cenar y ahorrar e invertir los 150 € restantes, los cuales en un período de 20 años, utilizando el interés compuesto lograríamos una cantidad fácilmente 3 veces superior a lo ahorrado, unos 100.000 € que irán muy bien para tener una jubilación decente y no depender solo de la pensión del estado (si es que sigue funcionando este sistema de pensiones actual). 

Esto es un ejemplo, no digo que no vayas a cenar fuera si te gusta, digo que vayas si has ahorrado primero 😉 

Recuperando el primer ejemplo, mira la película o la serie si has entrenado primero. 

Vale, entiendo ¿y cómo venzo a mi cerebro hedonista?

Una estrategia muy útil que a mí y a mucha gente le funciona es escribir diariamente tus objetivos. No por el hecho de escribirlos se van a materializar solos obviamente. Pero serán tu hoja de ruta, tu motivación. 

Si quieres ahorrar para lograr la libertad financiera o quieres comer saludable para mejorar tus migrañas por ejemplo y cada día por la mañana escribes él porque estás llevando a cabo esos hábitos, probablemente tengas más éxito.

Si aparte de eso rellenas el tracker cada noche con lo que has hecho y no, estarás más conectado con la acción enfocada a lograr el objetivo y no caerás tan fácilmente en los pensamientos que te quieren llevar al placer a corto plazo. 

Es fundamental tener claridad de lo que quieres conseguir y una estrategia para mantener la motivación a largo plazo. 

Determinar los objetivos para mantener la motivación 

Primero has de determinar tus objetivos, determinar por ejemplo 3 objetivos importantes que guíen tus acciones será suficiente para empezar.

Si no sabes bien cómo empezar puedes seleccionar un objetivo de salud, uno laboral y otro económico. 

Una vez tienes los objetivos seleccionados, vas a determinar los hábitos a seguir que sepas que te van a llevar directo a cumplirlos. 

Ejemplo: “quiero ganar el doble”. 

Si quieres ganar el doble, probablemente tengas que aprender cosas que ahora no sabes. Un hábito podría ser estudiar/leer cada día 30’. Ya tienes determinado el primer hábito.  

Otro hábito sería llevar un control de tus finanzas, esa información te puede ayudar a tomar mejores decisiones y acabar ganando más dinero. El segundo hábito podría ser 1 vez a la semana apuntar todo lo que gastas y al final del mes hacer un balance entre lo que gastas y lo que ingresas. 

Ahora haz esta operación con cada objetivo que tengas. Determina una acción o hábito y ponle una temporalidad. Diario, semanal, mensual…

Aquí es donde entra el tracker de hábitos del que hablábamos en el anterior post

Foto planner
Planificador Fitandfriends

Escribe tus objetivos cada día 

Una vez tienes claros los objetivos y las acciones a realizar, por la mañana cuando te despiertes, antes de comprobar el correo electrónico o mirar el instagram, escribe tus tres objetivos más importantes. Además, puedes complementar con las acciones que harás durante el día. 

Por ejemplo: 

Por la mañana

  • Objetivos:
  1. Pesar 75 kg
  2. Ganar 120.000€ al año 
  3. Aprender inglés
  • Acciones de hoy:
  1. Caminar 10.000 pasos y hacer la tabla de entrenamiento de 30’
  2. Estudiar 1 h
  3. Mirar una película en inglés 

Por la noche

  • Anotar lo que te ha costado más y como vas a solucionarlo al día siguiente.
  • Hoy he caminado los 10.000 pasos pero no he hecho la tabla de entrenamiento porque estaba cansado. Mañana la haré antes de empezar a trabajar así no me volverá a pasar lo mismo. 
  • Hoy he estudiado una hora. 
  • Al final no he mirado la película en inglés porque no tenia ganas de pensar, quería desconectar. Probablemente así no aprenda inglés, puedo empezar por películas que ya haya visto en español y así no pierdo tanto el hilo, y me permite relajarme un poco más a la vez que aprendo. 

Y cada día realizar esta operación. Esto reforzará el porqué estás haciendo estas acciones y te mantendrá motivado y con voluntad de hierro para conseguirlo. 

Si no refuerzas tus objetivos y acciones a diario probablemente te dejarás llevar más fácilmente por el placer inmediato y te olvidarás de tus metas. 

Esto lo puedes hacer tú mismo en una agenda o en un excel ir apuntando cada día. También hay agendas/planificador que te pueden ayudar a tomar este tipo de notas, o puedes optar por adquirir nuestro planificador pinchando aquí

Conclusión 

Tus acciones diarias pueden cambiar tu vida radicalmente en un periodo de 5 a 10 años. Parece mucho, pero realmente no lo es tanto. Estoy hablando de un cambio de arriba a abajo. Si analizas los últimos 10 años de tu vida, ¿crees que podrías haber logrado tus metas con un planteamiento diferente? te invito a que lo pruebes, no tienes nada que perder, y mucho que ganar. 

Aunque hable de largo plazo, empezarás a notar los beneficios de esta práctica en pocos meses. La disciplina te aporta la mayor de las libertades, no depender del placer inmediato. La disciplina te hará libre del piloto automático que te lleva a los malos hábitos. 

Y tú ¿estás comprometido con tus objetivos? 

Déjame en los comentarios si te ha gustado este artículo y si quieres que sigamos hablando sobre temas relacionados o creemos una herramienta en la que puedas planificar tus objetivos. ¡¡A por ello!!

Imagen |

 Unsplash

Otros artículos de Fit and Friends

1 Comentario

  1. Toni Pueyo

    Thank you so much for your comments 🙂 we like to read you

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Apúntate al newsletter de Fit and Friends y recibe todas las novedades en tu correo.

¡Te has suscrito correctamente!

Shares
Share This