5 Claves para mejorar la composición corporal a largo plazo

En este artículo vamos a abordar las 5 claves más importantes a la hora de mejorar la composición corporal a largo plazo y no perdernos por el camino. 
Escrito por: Toni Pueyo
Tiempo de lectura:
8 minutos

En este artículo te voy a dar 5 claves más importantes a la hora de mejorar la composición corporal a largo plazo y no perdernos por el camino. 

Conseguir nuestros objetivos físicos conlleva una disciplina y un trabajo mantenido suficientemente tiempo para que lleguen buenos resultados. Nos vemos rodeados de promesas y anuncios en los que nos venden conseguir el físico ideal en pocos meses o semanas y con poco esfuerzo y tenemos que saber que esto es falso. 

Puedes llegar a conseguir un gran físico, aunque lo más probable si no dispones de una genética privilegiada, es que te lleve tiempo de trabajo. Vamos ahora a ver cuáles son las claves para mejorar la composición corporal y mantenerla bien para siempre.  

Clave número 1: La paciencia 

Como comentaba, no vamos a conseguir grandes resultados en cuestión de pocas semanas o meses. Tenemos que tener una visión a largo plazo. Solemos subestimar lo que somos capaces de hacer en 5 o 10 años, y a la vez sobreestimar lo que podemos lograr en 1. Si, lo siento, en un año no vas a lograr cambiar por completo tu físico si no partes de una buena base ya. Y esta buena base no deja de ser uno de estos factores: trabajo acumulado o genética privilegiada. Dejando de lado que pocas personas gozan de una genética privilegiada, solo nos queda acumular tiempo de trabajo. 

Tenemos que observar el entrenamiento como la inversión. Cuanto antes empieces mejor, aunque nunca es tarde para empezar a invertir. Si una persona lleva invirtiendo 10 años, habrá creado una bola de nieve (concepto que se utiliza para referirse a la acumulación de interés compuesto) mayor que el que lleva 5 años, aunque los dos hayan invertido la misma cantidad. Lo que está claro es que los dos sujetos anteriores tendrán más capital que él que nunca ha invertido y ha dejado su dinero en el banco o se lo ha gastado 😉 

Con el entrenamiento pasa exactamente lo mismo, no te fustigues si crees que tienes muchos años atrás perdidos y quieras hacer las cosas rápido y mal. Es momento de empezar y aplicar la paciencia como tu mejor aliada. Ten un plan y respétalo (clave número dos de la cual hablaremos a continuación) y los resultados estarán garantizados. No te compares con otros físicos, aunque si aprende de otros que han conseguido grandes resultados con un trabajo honesto (lamentablemente la industria del fitness y el entrenamiento está muy corrompida por las drogas anabolizantes y no es oro todo lo que reluce). 

Si eres constante (clave número 3) y paciente lograrás un cambio físico mejor del que puedas llegar a pensar, ya que en el camino no solo cambias por fuera, sino también por dentro. Gozarás de una mejor salud, mayor optimismo, autoestima y adquirirás una disciplina que podrás utilizar en otras muchas facetas de tu vida.  

Clave número 2: Respeta el plan

Uno de los errores que solemos cometer cuando empezamos a entrenar para mejorar la composición corporal es ir cambiando de sistema de entrenamiento, de tipo de entrenamiento e incluso de entrenador si no vemos resultados en poco tiempo. Tenemos que entender que no podemos arreglar 10 años de sedentarismo en un mes y que es totalmente normal no ver grandes resultados en las primeras semanas o incluso primeros meses de trabajo. La paciencia, que es la primera clave es la que nos llevará junto a la constancia, al éxito. 

Y para ello tenemos que respetar el plan que decidamos seguir. 

Si contratamos a un profesional que nos lleve la planificación tenemos que tener en cuenta varios factores: 

  • No dejarnos llevar por el precio: lo barato a veces sale caro, y aunque hay gente que quizás cobra más de lo que realmente entrega y a la inversa, por norma general si buscamos precios bajos en cuanto a contratar servicios personalizados, lo más probable es que acabemos contratando servicios poco personalizados e incluso poco profesionales.  Sale más barato y rentable a largo plazo contratar a alguien con experiencia y que es un buen profesional, ya que nos ayudará a evitar errores y a empezar con buen pie en nuestro camino hacia la mejora de la composición corporal. 
  • Pensar que el que tiene mejor físico es el que más sabe: un error muy común es pensar que quien tiene mejor condición física es la persona más adecuada para enseñarte a ti a tenerlo. Y no tiene porque siempre ser así. Existen grandes entrenadores que precisamente lo son porque no han tenido una buena genética y han tenido que aprender muchísimo más que otras personas con una gran genética que haciendo casi cualquier cosa mejoraban. Busca gente profesional, con experiencia y con clientes satisfechos. Si además tiene un gran físico mejor, ya que aunque no sea lo más importante, sí que significa que lo más probable es que el siga el estilo de vida que promulga. 
  • Ser fieles al plan y respetarlo: tenemos que evitar querer cambiar el plan cada poco tiempo y buscar otras maneras de mejorar más rápido, y suplementos mágicos, etc. No existe la magia, existe la constancia y el trabajo bien hecho. Un entrenador no podrá hacer un trabajo bien hecho con su cliente, si este le exige cambios y protocolos diferentes constantemente. Es importante si contratas a alguien que le dejes trabajar cómo te indica, en caso de que veas que no es profesional, siempre puedes decidir cambiar. Lo que has de evitar es cambiar por creer que hay falta de cambios o variedad, eso no te va a llevar al éxito. Si cambias tu estrategia de inversión cada semana o más probable es que pierdas dinero, las cosas se han de evaluar de la manera adecuada y con los timmings adecuados.  
Sigue el plan de mejorar la composición corporal Fit and Friends

En el caso de que tengamos los conocimientos para ir por libre sin un profesional, de igual modo tendremos que confiar en el plan y respetarlo, ya que si cambiamos constantemente no podremos evaluar correctamente qué nos hace mejorar o que no. Lo importante en este caso es respetar el plan de entrenamiento que se ha decidido adoptar. 

Clave número 3: Sé constante 

De nada sirve todo lo anterior si no somos constantes. La constancia es la clave para obtener buenos resultados y conseguir mejorar la composición corporal. 

Si entrenamos una semana sí, otra no, o paramos durante 2 o 3 semanas de entrenar en demasiadas ocasiones, difícilmente conseguiremos los resultados que deseamos. Al igual que ser pacientes es importante, ser constantes también, la continuidad en el entrenamiento hará que vayamos acumulando experiencia, ganancias y mejoras, las cuales cada vez se verán más reflejadas en los resultados. Como comentaba antes, el entrenamiento es como la inversión. Si entrenas con constancia cada vez te será más fácil mantener los resultados conseguidos y estar siempre en buena forma. 

Clave número 4: ten un diario de entrenamiento

El diario de entrenamiento, como comenté en el artículo anterior, en el que hablaba de las herramientas de medición, es muy importante para evaluar si estamos progresando adecuadamente y si hace falta realizar cambios en el plan para mejorar la composición corporal.  

Puede que en alguna época no aprecies resultados visibles al espejo o en la báscula y te desmotives, pero con el diario de entrenamiento puedes ver si estás mejorando tu “performance” y si es así, eso tarde o temprano se verá reflejado en los resultados estéticos. 

En el diario de entrenamiento básicamente apuntaremos los pesos que estamos levantando, lo rápido que estamos corriendo, los días que entrenamos, etc. De esta manera tendrás motivación para superarte día a día e información para realizar los cambios necesarios para seguir mejorando. 

Es una herramienta que muy poca gente usa y que puede marcar toda la diferencia. 

Mejorar la composición corporal Fitandfriends

Clave número 5: Céntrate en lo básico 

Muchas veces buscamos el plan perfecto, la complejidad, lo diferente o mágico. Para mejorar la composición corporal de manera eficiente céntrate en lo que funciona, en lo que te da resultados asegurados y que esa sea la base de tu trabajo, a medida que vayas avanzando ya tendrás tiempo de complicar las cosas, si es que realmente hace falta. 

Basa tus entrenamientos de fuerza en ejercicios básicos como el peso muerto, la sentadilla o el press banca. Olvídate de cientos de ejercicios des de mil ángulos diferentes, si te haces fuerte en los básicos tienes resultados asegurados. Además, que la capacidad que tienes de progresar, por ejemplo en un peso muerto, es casi infinita, cargando cada vez más kg o realizando diferente volumen o intensidad de trabajo. En una polea o una máquina (que pueden servir como ejercicios complementarios si es necesario) el margen de mejora es mucho más corto. 

En cuanto a la alimentación, empieza por comer saludable, alimentos de calidad y poco procesados. Abandona hábitos tóxicos como el alcohol o el tabaco. Y a medida que vayas avanzando irás optimizando tu alimentación para mejorar el rendimiento en los entrenamientos. No busques protocolos mágicos a nivel alimentario. Come como es óptimo para un ser humano y notarás que todo funciona mejor. Poco a poco irás encontrando las cantidades óptimas para la mejora, ya sea ganancia de masa muscular o perdida de grasa. Hay herramientas para calcular las calorías que pueden ser útiles, como aplicaciones para móviles o el excel de Fit and friends

Por otro lado optimiza también tu descanso nocturno. Dormir bien es fundamental para tener energía para afrontar los entrenamientos en óptimas condiciones y seguir motivado el día a día. 

Una vez tengas estos 3 pilares (descanso, entrenamiento y nutrición) bien sólidos será momento de ir buscando estrategias más avanzadas o específicas. 

Mejorar la composición corporal Fit and friends

Conclusiones de las claves para mejorar la composición corporal

Para obtener buenos resultados a largo plazo tenemos que tener claras cuáles son nuestras armas para mejorar la composición corporal y utilizarlas adecuadamente. 

Sé paciente, constante, ten un plan, anota lo que haces y revísalo y afianza tus pilares. En el entrenamiento y en la vida seguir estas indicaciones te acercarán más al éxito que dejarlo todo al azar. 

Y tú, ¿cuáles de estas estrategias utilizas ya para mejorar la composición corporal y cuáles vas a empezar a aplicar?

Déjanos tu comentario abajo, estaremos encantados de leerte 🙂 

Imagen |

 Fit and Friends

Otros artículos de Fit and Friends

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Apúntate al newsletter de Fit and Friends y recibe todas las novedades en tu correo.

¡Te has suscrito correctamente!

Shares
Share This