¿Cómo el Pilates puede salvar tu espalda?

¿Tienes dolor de espalda habitualmente? ¿Se te carga el cuello y siempre tienes que recurrir a ir al fisioterapeuta o dejar de entrenar durante un tiempo? Hoy te voy a explicar como el Pilates puede ayudarte a reducir o eliminar este dolor prácticamente persistente.
Escrito por: Marta Serret
Tiempo de lectura:
4 minutos

En la sociedad actual, trabajamos muchas horas sentados y sentadas y eso hace que tengamos una musculatura débil en nuestra espalda, core y glúteos. Al no tener tono suficiente en la musculatura profunda, es más fácil que se creen tensiones en nuestra espalda.

El Pilates es un método de entrenamiento que creó el magnífico Joseph H. Pilates durante la Primera Guerra Mundial, en un campo de concentración de Inglaterra en el que instaló camas para rehabilitar a los pacientes. Años más tarde, en Nueva York, empezó a rehabilitar y entrenar a bailarines profesionales y así fue cómo estableció su propio método: el Método Pilates.

Los 5 principios básicos del Pilates

  1. Respiración: todos los ejercicios que se realizan en Pilates mantienen un ritmo respiratorio. Cada movimiento va vinculado a una inhalación o exhalación.
  2. Centralización: se busca trabajar todos los movimientos a partir del core o «Power House», compuesto principalmente por suelo pélvico, transverso y oblicuos.
  3. Concentración: para realizar los ejercicios de Pilates bien necesitas tener correctamente el foco en «el ahora», por lo tanto tu concentración tiene que ser máxima.
  4. Fluidez: en el Pilates se busca que todos los movimientos vayan ligados y se vean armónicos y coordinados con la respiración, como si de un baile se tratara.
  5. Control: este método busca trabajar el control. Es un gran entrenamiento para los bailarines y bailarinas, ya que en el baile se necesita un buen control de la fuerza para que los movimientos salgan limpios.
  6. Precisión: te ayuda a trabajar la precisión, ya que los movimientos se tienen que ver fluidos y bonitos.

¿Por qué el Pilates para el dolor de espalda?

  1. Tonificas la musculatura estabilizadora de la columna vertebral y la responsable de que la espalda pueda mantenerse erguida.
  2. Mejoras la fuerza en el «Power House», constituído por la musculatura del recto abdominal, transverso abdominal y oblicuos.  Trabajar esta musculatura te ayudará a reforzar y estabilizar tu columna vertebral
  3. Aprendes a respirar mejor y eso ayuda a tener una mejor oxigenación en la musculatura, mayor concentración y menor estrés.
  4. Mejora la propiocepción muscular y eso reduce las posibilidades de sufrir dolor.
  5. Te ayuda a coger consciencia sobre tu postura diariamente y a que te sea más fácil mantenarla durante la jornada laboral.

¿Qué material necesito para ponerme a ello?

Puedes empezar a practicar Pilates solamente con una esterilla o mat. Aunque dentro del método Pilates existen varias ramas como por ejemplo Pilates Reformer o Cadillac en los cuales puedes generar mayor intensidad en los ejercicios gracias a las resistencias aplicadas a través de correas o muelles. Y tendrás un abanico de ejercicios mucho más amplio.

En el Pilates también tenemos la posibilidad de usar complementos como el magic cercle, la fitball o gomas elásticas, las posibilidades son casi ilimitadas.

Empieza a practicar

Lo ideal es que te pongas en manos de un o una profesional cualificado, sobre todo si quieres trabajar con Pilates máquinas, el cual te hará un programa adaptado a tu nivel y tus necesidades.

También tienes otras opciones como realizar clases grupales guiadas o uno de nuestros vídeos de Pilates mat, en el cual solamente necesitas una esterilla (o mat). Si contratas nuestra suscripción BASIC FIT tendrás acceso a este y muchos más vídeos de los cuales vamos renovando semanalmente.

Aquí te dejo un vídeo de una clase de Pilates de 45 minutos para que puedas empezar a practicarlo.

¿Cuántos días he de practicar pilates para notar sus beneficios en mi espalda?

Puedes empezar a sentir sus beneficios con una sesión semanal, si eres constante y combinas con otro tipo de ejercicios. Aunque lo ideal sería realizar de 2 a 4 sesiones por semana combinado con entrenamiento de fuerza.

Aquí os dejo un ejemplo de lo que podría ser una distribución semanal de vuestro entrenamiento de Pilates y fuerza, pero hay múltiples combinaciones, encuentra la que mejor se adapte a ti.

LunesMartesMiércolesJuevesViernesSábadoDomingo
Fuerza 60′Pilates 45′
Cardio 20′
Fuerza 60′Pilates 45′
Cardio 20′
Fuerza 60′Caminar 1hCaminar 1h

Conclusión

El Pilates es un tipo de entrenamiento que te ayudará a mantener una espalda sana, tonificada y flexible, entre otros muchos beneficios. Introdúcelo en práctica semanal y cuéntanos que tal. Y si ya estás practicándolo… ¿qué más te gusta de este método?

Imagen |

 Fit and Friends

Otros artículos de Fit and Friends

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Suscríbete al Newsletter de Fit and Friends

Apúntate al newsletter de Fit and Friends y recibe todas las novedades en tu correo.

¡Te has suscrito correctamente!

Shares
Share This